El trigo burgol es un cereal muy versátil que se puede usar en todo tipo de platos como ensaladas, guisos o postres, es un cereal con muchas similitudes nutricionales con el arroz integral, el cous cous y la quinoa, por lo cual es muy adecuado para deportistas, siendo además de fácil digestión y asimilación.

Ingredientes

  • 3 tomates medianos
  • ½ taza de burgol (previamente remojado por 1/2 hora)
  • 1 cebolla finamente picada
  • 1 cda. de aceite de oliva
  • ¼ cdita. de cúrcuma
  • 1 papa
  • 1 diente de ajo
  • Una pizca de pimienta de cayena o de pimienta blanca
  • 5 semillas de coriandro
  • 2 hojas de laurel
  • 1/ 2 cdita. de cilantro fresco picado
  • Sal marina
  • Agua

Preparación

  1. En una cacerola, con un chorrito de aceite de oliva, sofreir 1/2 cebolla hasta dorarla.
  2. Agregar la cúrcuma, el trigo burgol y 1 taza de agua.
  3. Cocinar por 10 minutos, añadir el coriandro y el cilantro. Revolver y reservar.
  4. Cortar los tomates por la mitad, quitarles el interior y reservarlo para utilizarlo posteriormente.
  5. Rellenar los tomates con nuestra mezcla hasta cubrirlos totalmente.
  6. En una licuadora, colocar el interior de los tomates y la otra mitad de la cebolla, pimienta, sal marina a gusto y licuar.
  7. En una fuente de horno, colocar los tomates rellenos y llevar al horno por 15 minutos a fuego medio.
  8. Quitarlos del horno, servirles la salsa por encima y colocar nuevamente en el horno por unos minutos más.
  9. Servir con cilantro fresco por encima, voilá!

Preparación de la salsa:

  1. En una cacerola, colocar  una papa cortada en cuadraditos.
  2. Agregar 2 hojas de laurel, la pimienta de cayena, ajo y sal marina a gusto, hasta que la papa esté blanda.
  3. Retirar las hojas de laurel y pasar por la licuadora.

Receta de cocina vegana fácil, adaptada por Camino Verde.

Compartir