Hacer las compras de nuestros víveres es una tarea que no podemos evitar, indistintamente de nuestro estatus social o condición, siempre necesitaremos de suministros para poder sobrevivir. Teniendo en cuenta las nuevas tendencias, que apuntan a una vida más sustentable en todos los aspectos de la vida, evaluamos algunas de las formas más ecológicas de hacer nuestras compras, así como también cuidar nuestro organismo y bolsillo en el intento.
Sucede que el mundo está atravesando una gran crisis ecológica que podría tener severas consecuencias si no se toman medidas drásticas para revertirlas. Uno de estos problemas es el cambio climático, ya que según estimaciones de diversos organismos internacionales, no queda demasiado tiempo para actuar y la responsabilidad en este caso es de todos.
Es que teniendo pequeñas actitudes o cambios en nuestras vidas diarias podemos tener un impacto significativo, sobre todo si invitamos a nuestros conocidos o parientes a imitarnos. A diferencia de lo que muchos piensan, el impacto de una o más personas tiene que ver en la forma en el que estamos percibiendo y actuando ante nuestro medio ambiente, eliminar el plástico de nuestras vidas ayudará a reducir las más de 8 millones de toneladas de plástico que terminan en los Océanos todos los años.

¿Qué podemos hacer?

La pregunta resuena en la mente de muchos consumidores y vendedores por igual, que frente a esta crisis y la falta de información oficial, no saben cómo comportarse ante tales cambios. Muchas de las grandes empresas del mundo están cambiando su filosofía para convertirse en empresas ecosustentables, de cara a una nueva conciencia global sobre este problema.

Por otra parte, compilamos una serie de tips que podemos llevar adelante desde el lado del consumidor del mostrador, para poder hacer nuestras compras lo más ecosustentables posible, y así tener una “huella” mucho menor en nuestro medio ambiente y también quizás contagiar a otros a seguir el ejemplo:

  • Tratar de evitar los productos envueltos en plástico: existen algunos alimentos que vienen en una bolsa, están recubiertos por otra en sus porciones individuales y al mismo tiempo tienen un molde hecho de papel coloreado como las magdalenas, que resulta muy difícil de reciclar.
  • Planear las compras: una forma de evitar el uso de bolsas es utilizar las reutilizables de tela y tratar de concentrar la mayor de ítems por compra que se pueda planeando la semana o la quincena, de esta forma de ir en nuestro vehículo conservaremos combustible y recibiremos menos bolsas.
  • Comprar en ferias: Comprar en ferias requiere de no utilizar plásticos, ir con una bolsa eco es la manera de reducir.
  • Comprar productor regionales: el transporte y manipulación de los alimentos requiere de mucho mayor impacto que si compramos por ejemplo la miel a nuestros productores regionales. Estaremos ayudando al medioambiente y al mismo tiempo beneficiando a las economías regionales.
  • Optar a granel: Cada vez hay mas tiendas que venden sus productos a granel no solo alimentos sino también cosmética.

Compartir