Una sopa con mucho poder energético por las propiedades del jengibre, que es rico en Vitaminas, minerales y  antioxidantes!

Ingredientes

  • 1/2 kg de calabacín
  • 3 dientes de ajo
  • 3 cm (más o menos) de jengibre
  • 1/2 cdita. de cúrcuma
  • 1/2 cebolla
  • Sal marina
  • Pimienta

Preparación

1. Pelar el calabacín, cortarlo en cubitos y ponerlo en una olla con agua caliente hasta que esté cocido.

– Mientras más chicos sean los trozos, más rápido se va a cocinar.

– Para saber si el calabacín está listo, pinchar con un tenedor, la idea es que esté bien blandito.

2. Cortar la cebolla, el ajo y el jengibre.

– No hay que ser perfeccionistas en los cortes, ya que después, todo va a ir a la licuadora.

– Sofreirlos en una sartén con un poco de aceite de oliva hasta que la cebolla quede transparente.

3. Licuar todo: colocar la cebolla, el ajo y el jengibre en la licuadora junto con el calabacín cocido.

– Agregar un chorrito de agua de cocción del calabacín.

– Agregar la sal marina, pimienta y la cúrcuma.

– La consistencia es a gusto de cada uno. Lo recomendable, es agregar poca agua al principio e ir agregando más si es necesario. Siempre es más fácil agregar líquido que quitarlo.

– Para que no sea tan intensa de sabor, se puede usar menos  cantidad de jengibre y ajo, eso es a gusto propio, a mí me gusta bien picantona!!!

Receta de recetas veganas, adaptada por Camino Verde.

Compartir