Nos encanta reutilizar los materiales,  buscamos aquellas cosas que nos sobran en casa y nos imaginamos en qué podemos usarlas. Es un ejercicio hermoso.

Es por eso que juntamos unos palitos de helados y antes de tirarlos pensamos qué podemos hacer con ellos, acá les mostramos algunas propuestas super divertidas para hacerlas con los niños.

Barquito de palitos.

Es una propuesta super sencilla, los niños se prenden enseguida a pegar todos los palitos y además la vela la hicimos de papel y ellos la pueden pintar a su gusto. Se puede usar en una piscina, bañera o un charco de agua.

¡Estos marcalibro de superhéroes nos encantan!

Hay que tener un poco de habilidad con los pinceles, sino con marcadores es más fácil. Si los chicos son fanáticos de Los Vengadores, van a pasar un rato divertido pintando todos los palitos.

Pulseras multicolores.

Las pulseras de maderas se usan muchísimo, ¡y podemos hacerlas en casa!. Necesitas palitos de los más gruesos, los ideales son los que usan los médicos para revisar la garganta. El secreto está en mojarlos para poder doblarlos sin que se rompan. Hay que dejarlos mojados durante 30 minutos y luego hay que ir doblándolos despacito. Luego que estén doblados se pueden poner adentro de un vaso para que tome la forma.

Después hay que usar la imaginación, algunas opciones pueden ser pintadas, forrarlas con muchos hilos, pegarles calcos, etc.

Puzzles

También podemos hacer puzzles o rompecabezas caseros. Con esta técnica los niños pueden divertirse a crear infinidad de puzzles, desde los más simples como los de la imagen, hasta dibujos más complejos con muchos más palitos.

Los puzzles son ideales para disfrutar de una tarde en familia. Además, fomentan en los niños la motricidad fina y el pensamiento lógico. ¿Qué más podemos pedir?

 

Ahora que se acerca el verano y  a juntar los palitos.

Compartir